¿Qué necesitan los niños y adolescentes en internet? Sigue la conferencia ‘La supervivencia del menor en un mundo datificado’

mundo-datificado

Ser niño o adolescente en la era digital es muy distinto de lo que vivieron generaciones precedentes. Los menores de edad están expuestos desde muy pronto a que, a través de internet y las redes sociales, sus datos personales sean mercantilizados, y ese uso de la información privada puede tener consecuencias a futuro que apenas percibimos. Y, como los adultos, también sufren algunos de los efectos más nocivos de la red, como las informaciones falsas o la creación de burbujas de eco. En eso, las ‘big tech’ no discriminan: el algoritmo no sabe apenas nada de la mayoría de edad.

Por eso es urgente una reflexión más profunda sobre cómo proteger a los menores en la llamada economía del dato, de tal forma que, sin perder ninguna de las posibilidades que ofrece el mundo digital ni caer en puritanismos, los menores de edad cuentan con un marco legal y de uso acorde a su situación.

Sobre esos temas girará la conferencia que este jueves 10 de noviembre, a las 17.00 horas impartirá Ana Caballero, vicepresidenta de la Asociación Europea para la Transición Digital, en la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). Su ponencia, titulada ‘La supervivencia del menor en un mundo datificado’, forma a su vez parte de un ciclo organizado por la AEPD – ‘Innovación y Protección de datos. Mujer y Ciencia’- que reflexiona sobre asuntos de actualidad, siempre relacionados con la tecnología y con un especial foco en la igualdad de género. La conferencia es de carácter abierto y gratuito y se puede seguir a través de este enlace.

Caballero es abogada especializada en tecnología y privacidad. Cuenta con más de quince años de experiencia profesional, y ha sido profesora de Derecho Constitucional y de Derecho de la Comunicación en la Universidad Antonio de Nebrija. Desde su puesto de vicepresidenta de la Asociación Europea para la Transición Digital, defiende un modelo de digitalización ordenada, que tenga en cuenta los valores de la UE y que permita mantener la soberanía económica, política y social de los 27.